Este domingo concluyó el Curso de Rescate en Aguas Rápidas organizado por Gedisa Guardacostas en Puerto Vallarta, dónde tuvo participación un grupo de nuestros oficiales, además de bomberos de Puerto Vallarta y otras instituciones.

Con este curso se  completa el esquema de capacitación de rescatistas de la UEPCBJ en materia de rescate acuático, pues el grupo interdisciplinario se especializó en rescate aguas abiertas, rescate acuático en aguas cerradas, rescate aéreo acuático, cañonismo y buceo.

A los asistentes se les explicó que las Aguas Rápidas es el comportamiento del agua en ríos y canales donde la turbulencia es más violenta, debido a la cantidad que corre por estas y la rapidez con que esta se desplaza.

Que existen tres características de las aguas rápidas que deben  tener siempre muy en cuenta.

Que son poderosas

Que son implacables

Pero como una característica a favor, son conocidos perfectamente por las dos características anteriores.

PODEROSAS: porque grandes cantidades o volúmenes de este liquido, porque cada litro pesa un kilogramo, por lo tanto se mueven toneladas de agua que harán presión sobre lo que caiga en ellas, moviendo estos objetos.

Así que pueden mover vehículos, incluyendo las pesadas unidades, arrancar árboles de raíz, puede inclusive derrumbar casas o grandes construcciones que a simple vista parecen fuertes y resistentes, por lo tanto se define que son sumamente poderosas más aun de lo imaginado.

IMPLACABLES: porque todo lo que se cruza en su camino lo arrolla, sin dejar nunca de hacer presión, haciendo con esto más complicado el rescate de lo que caiga en ellas, basta con mirar las noticias donde se conocen los estragos que implacablemente causan, por ejemplo: arrastran vehículos, personas, animales y objetos diversos, etc., sin detenerse ante nada, sin ceder nunca.

Se pueden prever sus efectos: debido a toda la información que tenemos de su comportamiento y por lo que se observa, se pueden predecir sus efectos que causan cuando se presentan.

RESCATE DE POSIBLES VICTIMAS:
En primer lugar se deberá analizar la situación en la que se encuentra la víctima, observe rápido pero lo mejor posible las ventajas y los recursos con los que cuenta, es decir, ¿estamos en el lugar seguro?, ¿tenemos suficientes cuerdas y accesorios para efectuar un rescate?, ¿conocemos el terreno?

Algo muy importante, todos los integrantes del equipo del cual formamos parte ¿saben nadar bien?, estas interrogantes como otras son muy importantes considerarlas dentro de las agrupaciones de rescate que en alguna ocasión se verán involucrados en una situación de estas características, por lo tanto capacitémonos antes de que suceda. Para los equipos que hayan tenido de vivir este tipo de rescates, sabrán que no es fácil efectuarlos.

Un Departamento de Bomberos o Agrupaciones de Rescate que participe en una actividad de estas características, deberán formar equipos bien entrenados para esto, siendo como un mínimo de 5 elementos con el equipo siguiente:


• Chaleco salvavidas de tipo similar al usado por los guardavidas de los EE.UU.
• Un casco del tipo que usan los manejadores de cayacs.
• Botas especiales de neopreno con suelas lo menos resbaladizas posible.
• De ser posibles use guantes de piel suave y cortos.
• Un pequeño cuchillo bien protegido y seguro, para no perderlo.
• Traje de neopreno del tipo que usan los buceadores con protecciones en los codos y los costados de las piernas y rodillas.
• Una lámpara de mano resistente al agua y que no se hunda, la cual nos servirá para hacer señales en la noche.

Este domingo concluyó el Curso de Rescate en Aguas Rápidas organizado por Gedisa Guardacostas en Puerto Vallarta, dónde tuvo participación un grupo" />

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *