EXPANSIÓN.- Después de cuatro meses y medio cerrados y con semáforo naranja, las complejos de cine reabren sus salas a partir de hoy en la Ciudad de México. Lo harán con 30% de aforo, por lo que el acceso será en grupos de dos personas, que estarán separados por butacas bloqueadas.

La previsión es que el flujo de visitantes vaya aumentando desde el 10 y hasta el 30%, según Canacine, pero todo es bueno después de pérdidas estimadas solo en venta de boletos de 7,400 millones de pesos.

Las cadenas de cine ya habían abierto algunos complejos en algunos estados en semáforo naranja, aunque de forma muy limitada. Los visitantes ahora deberán utilizar cubrebocas durante su estancia en áreas como baños, lobbies, cajas y dulcería, como parte de los protocolos establecidos por las autoridades.

“Los estados y municipios que tienen semanas abiertos han presentado un incremento en la audiencia semana a semana. En cuanto a las pérdidas, estimamos cerca de 7,400 millones de pesos de boletos que se han dejado de vender, que equivalen a 152 millones de boletos que se hubieran vendido en estos cuatro meses”, afirma Fernando de Fuentes, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine).

En la capital del país existen 940 salas, que estuvieron cerradas por más de cuatro meses, en las cuales se prevé que el aforo crezca de 10 a 30% tras las aperturas, de acuerdo con de Fuentes.

Alejandro Ramírez, director general de Cinépolis, afirma que, a nivel industria, se vendieron 409,000 entradas de cine en el periodo comprendido entre el 25 de marzo (fecha del cierre de las salas) y el 10 de agosto, cuando en el mismo lapso del año pasado esta cifra fue de 169.7 millones.

El director general de Cinépolis detalla que, debido al golpe que significó la emergencia sanitaria, cerca de 14 complejos de toda la industria se vieron obligados a cerrar la cortina, sin especificar cuántos de estos pertenecen a la cadena.

Ahora, con los cines abiertos en Ciudad de México, 51% de las 3,600 salas de exhibición que existen en el país han vuelto a operar. Entre ellas también se encuentran algunas ubicadas en municipios de estados como Chiapas, Aguascalientes, Durango o Guanajuato, entre otras.

Entre los cines que aún no reinician operaciones se encuentran los del Estado de México, en donde hay mil salas, es decir una de cada siete en el país, de acuerdo con datos de Canacine

“Es un año difícil, en semana y media cumpliríamos cinco meses de estar cerrados en la capital y todavía no reiniciamos en 13 estados.

Es básicamente un año perdido para la industria, pero esperamos que 2021 venga mejor y que el último cuatrimestre del año en México la industria vuelva cierto nivel de normalidad con la apertura y los estrenos de finales de año ”, declara Alejandro Ramírez

Los protocolos

Fernando de Fuentes, de Canacine, explica que el personal que labora en las salas de exhibición estará dedicado a solo una actividad, los horarios de las funciones serán escalonados y se desinfectarán las salas entre cada función. A esto se sumarán las medidas establecidas por cada una de las cadenas para superar las establecidas por las autoridades.

«Estamos haciendo campañas de información. Cada quien hará sus esfuerzos privados y particulares y la Cámara como tal estará compartiendo información sobre los protocolos, aunque sabemos que los cines son espacios seguros por naturaleza”, asegura.

Las salas y complejos de Cinépolis, la cadena que tiene una participación de 52% en el mercado mexicano, además de los protocolos que adopta la industria en general, cuentan con un sistema de ventilación que permite la inyección de aire del exterior.

Alejandro Ramírez añade que las salas son un espacio de bajo riesgo de contagio dado que es una actividad en la cual las personas mantienen la vista en una misma dirección, no hay movilidad, y los asistentes no hablan, lo que evita el esparcimiento de gotículas. Esto se refuerza con el distanciamiento con las butacas disponibles en los complejos.

La cadena mexicana, con presencia internacional, estableció una segmentación en los horarios de las funciones con una separación de entre 30 y 45 minutos e impulsara la adquisición de boletos y dulcería desde su aplicación móvil para evitar el contacto físico entre clientes y colaboradores.

“Cuando la gente empieza a ir al cine se percata de que es un entreteniendo seguro y posiblemente en la ‘nueva normalidad’ se vuelva en la actividad más segura fuera de casa”, declara el director de Cinépolis.

Algo que se mantendrá es la venta de combos de dulcería a través de aplicaciones como UberEats. Ramírez señala que Cinépolis ha tenido buenos resultados con la estrategia, por lo que es un canal de negocio que la cadena mantendrá en el futuro e, incluso, podría ampliar a otras ciudades de la República.

(Mara Echeverría)

¡NO! Dice la UdeG a la apertura de cines y casinos

Mientras a nivel nacional ya estarán funcionando los cines, la Universidad de Guadalajara  mediante un comunicado expuso que la opinión de los expertos de esta casa de estudios no ha cambiado, es decir, que no hay condiciones sanitarias para concretar su reapertura en Jalisco.

“La UdeG ha mantenido esta posición en todas las mesas en que participa. No obstante, el rol de la Universidad es aportar la opinión de sus expertos y la facultad para la toma de decisiones recae en las autoridades”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *