.- Los actores principales en la actividad turística somos los propios vallartenses, sin embargo, su planeación se ha visto empañada porque no se ha podido aglutinar a los diferentes sectores del municipio para concretar acciones tendientes a su mejoramiento, al contrario, existe controversia, sobre todo una falta total de unidad en torno a un desarrollo integral para ésta región.

Cada prestador de servicios turísticos tiene una versión diferente, por eso es necesario unificarla basada en el consenso con todos, para hacer un frente común a la competencia con otros lugares de atracción turística, sin reflexionar que primeramente se tiene que resolver los problemas internos que van en aumento por falta de unidad en los propósitos.

La ubicación geográfica nos ayuda para ofrecer atractivos naturales, pero desgraciadamente el entorno ecológico lo estamos descuidando; existen construcciones destinadas a hoteles, restaurantes, bares, centros nocturnos etcétera, cuya arquitectura deja mucho que desear con la propia de este lugar. Puerto Vallarta como destino turístico, es México, por eso es urgente conservar cultura y tradiciones.

Nuestra flora y fauna son del deleite de quienes vivimos en esta tierra prodigiosa y de los turistas tanto nacionales como extranjeros. Es importante no olvidar nunca el sentido de pertenencia, que es lo que nos da la esencia de nuestro pueblo vallartense que lo hace hacer prodigioso.

Rescate

Recuerdo cuando se hablaba del “Rescate del Centro Histórico”, y me pregunto ¿cuál si ya se lo acabaron?, ahora lo que toca es adaptarlo con una arquitectura mexicana. Lo que sí es cierto, por descuido de los propios vallartenses, estamos como estamos, es la realidad, pésele a quien le pese.

La codicia de una que otra autoridad y algunos empresarios ha sido el motor de tener ambiciones mal llevadas y muchas de ellas desmedidas. Ahora lo que toca aceptar es el daño tan grande a nuestro pueblo y dar soluciones prácticas, pero con consenso, porque lo que no se vale es el engaño; ya es tiempo de agarrar el toro por los cuernos porque si no, el daño será irreversible.

Cuando existe una sociedad dinámica y vigorosa, es necesaria una verdadera planeación en la productividad, para lograr metas y objetivos propuestos en donde el análisis de los mismos se lleven a cabo, bajo un seguimiento en donde se aterricen las ideas para lograr una concertación de prioridades con beneficio.

Si se actúa sin programa, equivale a acumular un error por cada iniciativa que se trate dentro de los planes y proyectos, para efectuar una verdadera promoción turística, esta deberá de estar encaminada a nuestro entorno (lo que queda) para la obtención de servicios eficientes, y aprovechar lo que nos caracteriza, la calidez de nuestra gente.

El capital de Jalisco

Todo lo que se discuta debe de hacerse en un clima de armonía, abiertos y democráticos para buscar las mejores alternativas, así cada acción que se emprenda en torno al mejoramiento de la infraestructura turística y a la promoción, deberá de estar correctamente planificada para que se concluya en el plazo previsto, así optimizar el uso de los recursos económicos, materiales y humanos.

No olvidemos que el capital más importante que tiene Jalisco y nuestro municipio, son sus hombres y mujeres, lo que habrá que hacer es estimularlos, hacerlos parte activa de nuestro desarrollo para que con creatividad, trabajo y entusiasmo, surjan ideas que se proyecten a través del diálogo y la concertación, y así surja una propuesta integrada acorde a las necesidades de nuestro Destino Turístico.

Emito recomendación muy especial al sector público, ya que es necesario coordinar el programa de gobierno de Jalisco y del Municipio de Puerto Vallarta, y como consecuencia lógica promueva la agrupación de los sectores productivos con programas específicos.

Aquí cabe señalar que la regionalización, posibilita la descentralización de funciones, y se realiza con la concentración de esfuerzos en la que la Federación, Estado y Municipios, se ubican para manifestarse en una completa convivencia para constituir la expresión más operativa y fecunda de los sectores antes mencionados en busca de un bienestar común.

La coordinación es inherente a toda sociedad y debe estar condicionada a un orden que establezca: Quién, cuándo, dónde, cómo, con qué y para qué.

Potencialidades y rezagos

Pues bien para hacer un análisis con profundidad de nuestra situación actual como un Puerto Turístico Internacional, es necesario reagrupar nuestras potencialidades y rezagos, ya que esto nos va a servir para equilibrar y valorar lo que tenemos y de lo que carecemos.

Porque es una lástima que exista confusión cuando se aportan datos estadísticos concernientes, por ejemplo al movimiento de turistas nacionales y extranjeros, a la oferta turística existente pero sobre todo a la infraestructura urbana.

Vemos constantemente declaraciones que son muy usuales en nuestra sociedad, muchas de ellas sin aportar soluciones, al contrario quejas mal soportadas por falta de conocimiento e información.

Son los tiempos de unificar criterios para proporcionar información fidedigna, de esta manera se podrá hacer un frente común ante las adversidades que se nos presenten y promocionar nuestro destino bajo un objetivo común.

Debemos de tomar en cuenta ante estas crisis, el concientizarnos de este nuevo estilo de vida, por otro lado si deseamos ser competitivos debemos de ofertar precios más justos en las prestaciones del servicio turístico, porque muchos son elevados, será conveniente analizar costos para hacerlas más atractivas, buscando siempre la calidad.

Es aquí donde las diferentes cámaras y asociaciones, deben de asesorar a sus agremiados a fin de encontrar un equilibrio entre la oferta y la demanda. Por otro lado si queremos que el turismo se incremente, es necesario tomar las medidas pertinentes de nuestra actividad en todas las formas y modalidades.

Un examen de conciencia es necesario en estos tiempos; evaluemos lo que tenemos y lo que falta por hacer con devoción y amor a nuestra tierra mágica. Frente común

Los vallartenses también consumimos al igual que los turistas, en honor a la verdad hay un aumento considerable de precios tanto en alimentación como en enseres domésticos, así como en los servicios médicos y farmacéuticos, basta con analizar los productos que se expenden, distan muchos los precios con los de la capital jalisciense.

Así es que la obligación es de todos, el hacer un frente común donde la comunidad demuestre justicia en los servicios en todos los niveles. Recordemos que los residentes somos actores principales en este gran teatro de la actividad turística por lo tanto merecemos contar con una justicia más distributiva por lo menos en los satisfactores mínimos necesarios para nuestras familias.

En la actualidad el turismo moderno exige mejores y más rápidas vías de comunicación, tranquilidad y seguridad en zonas de reposo, clima, paisaje, etcétera, ya que tiene la opción de seleccionar de acuerdo con sus preferencias, el mejor sitio para la práctica de sus ejercicios predilectos o deportes, o para dedicarse a la recreación, contemplación u observación o para abandonarse al descanso tanto anhelado en unas vacaciones bien programadas.

Por lo tanto, debe de hacerse una cuidadosa y acertada selección de los atractivos más relevantes de un lugar y concentrarse al desarrollo de los mismos, a fin de poder ofrecer las condiciones idóneas al turista y así merecer su preferencia.

Por eso es importante la planificación del desarrollo turístico que se desee construir, apreciando con severidad sus recursos, con la tendencia, en cada caso, de explotar o crear atractivos tan específicos que permitan atribuírseles las características de singulares de únicas o de más destacadas en su género.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *