• En 2020 el 94 por ciento de las parejas aplazó su boda para el 2021 o hasta el 2022

.- La jornada nacional de confinamiento y la recomendación de evitar las reuniones y fiestas, por considerar que son focos de contagios del coronavirus, provocaron que el año pasado en Puerto Vallarta se cancelaran 35 por ciento de las bodas, mientras que el 60 por ciento se reprogramaron, con lo que sólo el 5 por ciento restante se celebró, aunque con menos invitados de los estimados originalmente.

En entrevista, María Ruvalcaba, directora de la plataforma de organización de estos eventos, Zankyou Weddings México, afirmó que el año pasado el 94 por ciento de las parejas aplazó su boda para el 2021 o hasta el 2022 y solo 6 por ciento canceló la celebración, “principalmente por la preocupación de la falta de asistencia de sus invitados”, afirmó.

Para los organizadores y salones de eventos las bodas representan el 90 y 40 por ciento de sus ingresos, respectivamente. Por lo pronto las nuevas medidas anunciadas por el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, representan un respiro en una actividad que da trabajo a familias que laboran en toda una cadena de prestadores de servicios.

A partir de este sábado y hasta el 15 de diciembre pueden reabrir los salones de fiestas y eventos con un límite de aforo de 300 personas máximo, lo que abre la posibilidad de que ya se realicen bodas con las restricciones que se indicaron el día de ayer.

“Cada año se celebran en México cerca de 550 mil bodas en promedio, estimamos que el año pasado esta cifra se redujo cerca de 30 por ciento y que las celebraciones que sí se realizaron redujeron el número de invitados previsto”, apuntó Ángel Llull, directivo de la plataforma que consolida información y proveedores para estos eventos, bodas.com.mx.

SALONES EN CRISIS

De los 6 mil salones integrantes de la Asociación Mexicana de Salones de Fiestas (Amexsaf), 500 ya cerraron y vendieron sus terrenos y hay otros que ya no aguantan más meses sin operar eventos.

“Del 80 por ciento que había reagendado un 50 por ciento ya canceló, las bodas son principalmente a inicios de año, para julio ya teníamos una pérdida de 12 mil millones de pesos”, alertó Rigoberto García, presidente de la Amexsaf.

“Hay bodas que ya se pospusieron tres veces, también para los novios es un problema, el 50 por ciento se canceló y el otro 50 se reprogramó, pero estos pequeños eventos que hicimos fueron con mucho cuidado de observar las normas de salubridad”, relató Marco Ibarra, director de operaciones de Mar Eventos.

Ángel Llull, directivo de bodas.com.mx. agregó que, si la situación mejora y la vacunación avanza según los planes, este año prevén que podrían celebrarse más bodas, por todas las que se cancelaron en 2020, por lo que bajo ese escenario esperarían un alza 120 por ciento, aunque acotó que ese escenario es sólo si los organizadores logran sobrevivir.

“El reto es lograr que los miles de empresas y profesionales que se dedican a este sector en México logren aguantar y sobreponerse de los aplazamientos de los últimos meses”, declaró Llull. (RLB).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *